Música comercial

Cuando hablamos de “música comercial” estamos haciendo alusión a aquellas canciones que se han creado con el objetivo de que sean un éxito de ventas. Esto engloba a la mayor parte de la conocida como música pop o rock aunque en realidad, cualquier pieza musical de cualquier estilo podría ser denominada como “comercial”…

A finales del siglo XIX empezaron a surgir en Nueva York escuelas de composición de canciones, como la famosa Tin Pan Alley. En ellas la música se consideraba una forma de hacer negocio, de “ganarse la vida”. La radio y después la televisión, sirvieron como método de hacer llegar a cualquier punto del país esos productos musicales, convirtiéndolos en éxito de ventas.

Durante la segunda mitad del siglo XX una serie de compositores comenzaron a “trabajaba de encargo”: conocían la manera de escribir canciones que gustasen y durante años fueron una fuente de éxitos que eran interpretados por cantantes con una imagen “adecuada” (chico o chica joven, guapos, con estilo e imágen pública a la “moda”,…) para el público pudiese interesarse por ellos y por su música. Puro espectáculo porque todo absolutamente todo estába “diseñado” para ganar dinero.

¿Existen fórmulas musicales que funcionan comercialmente?

Si, pero no siempre funcionan igual. Quizá en determinadas épocas funciona una estructura musical concreta y otras no tanto. Todos sabemos que elaborar un estribillo sobre acordes mayores, que arropen una melodía sencilla y clara, nítida y repetirlo 4 o 5 veces en la canción funciona. Si la letra del estribillo es corta y repetitiva y su fonética es musical, mejor. Pero con esta fórmula no es suficiente para conseguir un gran éxito comercial:  La intuición creativa y la experiencia consiguen hacer de la receta un bombazo.”

← Enrique Iglesias with Gente De Zona- Bailando


Pharrell Williams – Happy →

Tareas :

1. Escribe la “receta” para hacer una canción comercial que aparece en el vídeo de Víctor Lemes.

2. Visualiza a continuación los vídeos de Enrique Iglesia y Pharrell Williams buscando si cumplen con alguno de los ingredientes de la “receta para fabricar una canción comercial”.