Sonata, sinfonía, cuarteto, concierto… asi se denominan las formas instrumentales empleadas desde el período barroco hasta la actualidad. Son términos para referirse a composiciones de música instrumental escritas con la forma sonata para diferentes agrupaciones instrumentales: un instrumento solista (sonata), cuatro instrumentos de cuerdas (cuarteto) o una orquesta (sinfonía).

La forma sonata  a lo largo de la historia de la música

La “sonata” fue un tipo de composición instrumental que surgió en el Barroco y se popularizó en la época del Clasisicmo. En este periodo de la historia las sonatas eran piezas compuesta

  • para uno, dos o tres instrumentos musicales
  • escritas en tres movimientos alternando tempi (Allegro, Andante, Allegro)

A medida que pasaron los años las sonatas fueron aumentando tanto su complejidad como duración y se hizo muy popular incluir hasta cuatro movimientos.

La evolución de la forma sonata

En la época barroca, entre el año 1600 y 1750,

los compositores utilizaban el término sonata  para describir cualquier tipo de composición de carácter instrumental. Utilizaban este término ( sonata )  por oposición a la palabra cantata, que denominaba composiciones donde se incluía voces (solas o con instrumentos).

A principios del Barroco, numerosos compositores, como por ejemplo Corelli escribían piezas instrumentales a las que les ponían el título de sonata da chiesa  (sonata de iglesia): estaban compuestas en tres moviemientos cortos para un instrumento que llevaba la melodía principal (violín o flauta) y al que acompañaba un instrumento de tipo bajo continuo (que interpretaba una tiorba o un clave) Se utilizaba como como entretenimiento en iglesias y fuera de ellas.  Cuando los compositores denominaban a las piezas instrumentales  sonata da camera, se referian a obras compuesta con forma de variaciones sobre temas de baile.

Forma sonata en el Barroco

La sutiles diferencias entre las dos formas de componer música instrumental se van fusionando a mediados del siglo XVIII y la llegada del Clasicismo.

Domenico Scarlatti  también escribió cientos de obras llamadas sonatas  unas veces compuestas para flauta o violín acompañado en el bajo continuo pero otras veces eran sonatas instrumento solista como el clavicémbalo instrumento que aprendía la princesa para la que trabajaba.

Las sonatas de Scarlatti duraban entre 2 o 3 minutos: eran sonatas en un solo movimiento de tempo allegro compuesta para clavicémbalo, donde el tema A se presentaba, al finalizar se repetía y, a continuación tema B y se repetia (AABB). En la sonata K 1 en re menor sería más o menos así

Tema A: 0:10 al 0:40

repeticiaón Tema A: 0:41al 1:10

Tema B: 1:11 al 1:53

repetición Tema B: 1:54 al 2:36

A mediados del siglo XVIII, ya en la época clásica

el término sonata pasó a utilizarse en composiciones para instrumento solista concebidas de acuerdo con una estructura de tres o cuatro movimientos en los que el tema musical se presenta, se expone, se desarrolla y se recapitula de acuerdo a una forma convencional.

Nombres como divertimento o serenata que se utilizaba para piezas instrumentales interpretadas para agrupaciones de instrumentos cayeron en desuso mientras se empezó a popularizar palabras como trío y cuarteto  para las piezas instrumentales en las que intervenían tres y cuatro instrumentos respectivamente.

Las sonatas de Haydn se estructuran en tres movimientos

un allegro, en que el tema musical se muestra y desarrolla brevemente,

un segundo movimiento más pausado —con indicación de tempo andante o largo- que suele estar compuesto con forma lied (A-B-A) o minuet— y

un movimiento final —nuevamento indicado con tempo allegro o aún presto— a veces planteado como un rondó con una forma musical básica es A-B-A-C-A-B-A.

En algunos casos se utilizó un esquema de cuatro movimientos, incluyendo tanto el minuet como el andante en el desarrollo temático.

Forma sonata en el Clasicismo

Desde la época de Boccherini, Haydn y Mozart, el cuarteto de cuerdas se convierte en el género más popular del repertorio de música de cámara. Cada uno de los cuatro movimientos está sujeto a un tempo determinado y a una forma musical particular:

  •    1er movimiento: tempo allegro con una forma sonata.
  •    2º movimiento: tempo adagio, con una forma de tema y variaciones.
  •    3er movimiento: tempo allegretto, en compás ternario, con forma de minueto y trío o scherzo.
  •    4° movimiento: tempo presto con forma rondó o una variedad de rondó.

Este esquema formal de la sonata predominó en la época considerada canónica (más importante). Compositores como Mozart y Beethoven fueron dos de los mejores compositores de música instrumental en forma de sonatas.

La escritura musical a cuatro partes del cuarteto permitía escuchar el equilibrio de las voces con una gran homogeneidad de timbre.

“Escuchamos dialogar a cuatro personas, creemos comprender las diferentes partes de su conversación mientras descubrimos algo sobre los detalles de los instrumentos.”

Forma sonata en el Romanticismo

Como género musical (no como interpretación de una o más obras musicales ante un público),

se denomina concierto, abreviándolo de concierto para solista a una composición para uno, dos (doble) instrumentos con acompañamiento orquestal.

Tradicionalmente el concierto se ha compuesto en forma de sonata  con modificaciones para permitir el virtuosismo del solista, en especial la cadenza: la parte interpretada por el solista inmediatamente antes de que la orquesta dé conclusión con un tutti  al primer o al último movimiento de la obra.

El Concierto para piano en la menor, op. 7, es una obra compuesta por Clara Wieck, más tarde conocida como Clara Schumann después de su matrimonio con el compositor Robert Schumann.

El concierto tiene partitura para piano solo, dos flautas, dos oboes , 2 clarinetes, dos fagotes , dos trompas, dos trompetas, trombón, timbales, violines, violas, violonchelos y contrabajos. Esta era la instrumentación habitual típica de la música romanticismo.

El primer movimiento comienza dramáticamente, con el piano entrando de manera virtuosa.

Por sonata se entiende, tanto a la pieza musical completa (dividida en varios movimientos), como a un procedimiento compositivo que utiliza dos temas contrastantes. A este procedimiento compositivo se le denomina «forma sonata».