En la época barroca, antes de 1750, el término sonata se utilizaba habitualmente para describir a música “para ser tocadas”  (= música instrumental), por oposición a la cantata, que aludía a partituras que se interpretaban con voces.

El término sonata se utiliza tanto para hacer referencia una pieza musical completa (normalmente subdivida en tres o cuatro movimientos), como al procedimiento compositivo ( “receta” ) que se utiliza para componer música instrumental pura a partir de dos temas contrastantes. Este procedimiento compositivo es conocido como «forma de Allegro de sonata».

Forma musical de Allegro de sonata

La forma sonata (también denominada forma de allegro de sonata o forma de primer tiempo de sonata) es una forma musical empleada especialmente desde principios del Clasicismo para composiciones puramente instrumentales.

Se utilizaba siempre en el primer movimiento de una pieza de varios movimientos (sinfonías, cuartetos, sonatas…), aunque a veces se emplea también en algún otro de los siguientes movimientos.

La forma sonata, desde su creación, se ha convertido en la forma más común del primer movimiento de las obras tituladas “sonata” como tal, así como de otras obras de música clásica de mayor duración, como las sinfonías, conciertos, cuartetos de cuerda, etc.

¿Cómo se organiza un “allegro de sonata”?

La forma de allegro de sonata  una organización (forma musical) de temas musicales. Esta estructura formal se utilizaba siempre para componer música instrumental (como si fuese una “receta” para componer música).

La forma allegro de sonata consta de una primera parte llamada Exposición, Desarrollo, Recapitulación (Reexposición) y Coda.

La EXPOSICIÓN se organiza en dos secciones donde se presentan los dos temas protagonistas (Tema A y Tema B). La primera en la tonalidad principal (tónica) y la segunda en una tonalidad cercana o en la tonalidad de la dominante.

DESARROLLO: Es una sección de carácter modulante en la que se elaboran y combinan diversos motivos  de los temas de la exposición. Estos dos temas son fragmentados y evolucionan durante esta sección central del movimiento: se adorna, se modifican rítmica, melódica y armónicamente como si fuese un organismo que va “creciendo” y transformándose con la música.

REEXPOSICIÓN: Finalmente los temas reaparecen: En esta sección se presentan, nuevamente, tanto el tema A como el tema B, con la particularidad de que el segundo tema se presenta en la tonalidad principal antes de terminar el movimiento.