El espíritu renacentista

Ideas clave

  • El Renacimiento fue un periodo de exploración, de investigación científica y de despertar artístico.
  • Los artistas y escritores encontraron una fuente de inspiración en las culturas de la Grecia y la Roma antiguas.
  • Los músicos renacentistas trabajaban en las iglesias, las ciudades y las cortes, o en los negocios de la construcción de instrumentos y la impresión de música.
  • El Renacimiento es conocido como la edad de oro del canto a cappella, (música vocal sin acompañamiento instrumental).
  • La música del Renacimiento se caracteriza por un sonido más pleno, más consonante (con terceras y sextas) que la música medieval.
  • Algunas piezas renacentistas se basan en una melodía fija y preexitente (cantus firmus); otras reflejan precisamente el texto en la música (puntura sonora).

Se denomina Renacimiento (palabra que proviene del verbo “renacer” que significa “revivir”) a un período de la historia europea en el que hubo un vivo interés en el aprendizaje y valores culturales y artísticos de la Antigüedad Griega. Fue una época en la que se realizaron numerosas investigaciones científicas, exploraciones y descubrimientos (Colón) y en la que se produjo un gran progreso en la ciencia y en la astronomía.

Soplaban vientos de cambio que ejercieron una gran influencia en la arquitectura, en la pintura y en la escultura. Artistas como Alberti, Leonardo da Vinci, Brunelleschi, Botticelli o Mantegna tuvieron a los clásicos como referencia ineludible y modelo de perfección tomando como modelo las ideas y las obras del periódo clásico de Grecia y Roma.

La música, sin embargo, no tenía modelos clásicos que imitar. La práctica vocal e instrumental continuaban utilizando procedimientos y técnicas compositivas góticas, heredadas del Ars Nova. Entonces, ¿cómo se justifica el cambio de época que se produce en el siglo XV entre la Edad Media y el Renacimiento? Tictoris (músico y teórico) escribió en 1575,

“las posibilidades de nuestra música han aumentado tan maravillosamente que parece demostrado que vivimos un arte nuevo…”

De esta afirmación podemos deducir que los compositores eran conscientes de que la música del siglo XV pertenecía a un nuevo estilo musical, es decir, representaba una nueva época en la evolución de las formas, las técnicas y los estilos musicales. A partir de este momento la música buscará la proporción entre las partes, la armonía entrre el texto y la melodía y la naturalidad, valores propios de la cultura renacentista.

 

Los músicos en la sociedad renacentista

Los músicos de los siglos XVI y XVII contaban con el apoyo de las principales instituciones de su sociedad (la Iglesia, el Estado, las cortes reales y aristocráticas) y enseguida encontraron empleo como maestros de coro, cantantes, organistas, instrumentistas, copistas de partituras, compositores, profesores, constructores de instrumentos e impresores de música.

Los mejores compositores del primer Renacimiento (1540-1520) como Josquim y Dufay procedían del norte de Europa. En el Renacimiento tardío (1520-1600) las obras maestras fueron compuestas por maestros como Palestrina (especialista en música sacra) y Monteverdi (música secular).

La música vocal del Renacimiento

Las formas vocales de la música renacentista se caracterizaron por unas melodías tersas especialmente concebidas para la voz: El siglo XVI es considerado como la edad de oro del estilo a cappella (composición vocal sin acompañamiento instrumental).

En esas obras están utilizando procedimiento en el principio de la imitación (textura contrapuntística): las ideas musicales se intercambian entre las distintas líneas vocales imitándose unas a otras a fin de que la misma motivo musical se oiga en diferentes registros. El resultado es un tejido musical tupido capaz de crear sutiles y variados efectos.

La mayor parte de la música religiosa se escribía para ser interpretada a cappella. La música profana (secular) por otro lado, se dividía entre las obras puramente vocales y aquellas en las que los cantantes contaban con el apoyo de instrumentos.

Durante el Renacimiento creció también la música instrumental a solo, en especial para laúd y para instrumentos de teclado. Empiezan a surgir agrupaciones de instrumentos para tocar al aire libre (música alta) o para interpretaciones en los salones cortesanos (música baja)

En cuestión de armonía, los compositores del Renacimiento tendían a acordes más plenos. Frente a la preferencia medieval por las quintas y octabas abiertas, sus favoritas eran los más “agradables” acordes de terceras y sextas.

La invención de la imprenta
La invención de la imprenta marcó un hito en la historia de la música occidental. La primera colección de música impresa de la historia es la colección de canciones Odhecaton, editada en Venecia por Petricci en 1501. Sin embargo, durante años la impresión de música resultará excesivamente cara porque cada hoja debía ser pasada por la prensa repetidas veces (una para el pentagrama, otra para las notas, otra para el texto, etc.) por lo que el número de copias obtenidas de cada impresión era muy pequeña en comparación. La copia manuscrita era indudablemente mas rápida y barata.
Se ha estimado que únicamente la décima parte de la música compuesta con anterioridad al año 1600 ha llegado hasta nosotros, bien manuscrito o bien impresa.

Características principales de la música del Renacimiento (1450-1600)

  1. Buscan sonoridades más ricas y plenas, la música está escrita en un estilo más expresivo.
  2. Los compositores tratan de fusionar las líneas melódicas dentro de la textura musical en lugar de producir contraste entre ellas.
  3. Existe una mayor conciencia de la armonía, del flujo de acordes y de su progresión. Las disonancias se tratan con mayor suavidad.
  4. La música puede estar compuesta en textura homofonía homorrítmica o contrapuntístico utilizando la técnica de imitación para entrelazar las líneas musicales y crear continuidad y uniformidad en la música.
  5. Formas musicales típicas:
    • música eclesiástica/religiosa: misa, motete e himno. Casi siempre compuestas para ser interpretadas a cappella y generalmente alternando texturas homofónicas y contrapuntísticas.
    • música profana o secular: existe una gran variedad de canciones