Aud ROSSINI: ópera El barbero de Sevilla: aria “Largo al factotum”

El barbero de Sevilla es una ópera bufa de 1816 en dos actos con música de Gioachino ROSSINI y libreto en italiano de Cesare Sterbini, basado en la comedia “El barbero de Sevilla” (1775) de Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais. El barbero de Rossini ha demostrado ser una de las grandes obras maestras de la comedia dentro de la música, y ha sido descrita como la ópera bufa de todas las óperas bufas. Incluso después de doscientos años, su popularidad atestigua su grandeza.

La obertura de esta ópera siempre ha sido muy popular, por lo que se toca con frecuencia como “pieza de concierto”. Su carácter alegre, chispeante y humorístico prepara al público para las divertidas circunstancias y enredos de la trama argumental.

Figaro

Argumento

La trama relata las peripecias de una pareja de enamorados integrada por el conde de Almaviva y la joven huerfana Rosina. Bartolo, preceptor de la muchacha, también la pretende pese a la diferencia de edad. Para evitarlo, la pareja se vale de la ayuda del barbero Fígaro, quien mediante enredos engaña a Bartolo y consigue unir en matrimonio a los enamorados.

El aria más celebre es “Largo al factotum ” (Fígaro, Act. 1)

Intrumentación

La partitura de El barbero de Sevilla prevé la utilización de orquesta (cuerda, viento madera, viento metal y percusión). Para los recitativos:  bajo continuo de clavicémbalo.

Las características de la música rossiniana son la repetición (rítmica, melódica y armónica) y la importancia de la vocalidad, la estructura musical, importancia tanto del canto (hablado spianato* ) como virtuosista, lo refleja su indiferencia a los géneros teatrales cómico y trágico buscando simetrías absolutas: puro “bel canto”.

“Largo al factutum”, aria de Fígaro, de la ópera El barbero de Sevilla de Rossini

La cavatina “Largo al factutum”, conocida popularmente como “Fígaro, fígaro” es una de las piezas más populares del repertorio por lo que ha sido usada muchas veces en películas, anuncios y dibujos animados (Tom y Jerry). Es una página alegre y divertida que refleja entusiasmo.

La escena comienza en una plaza de Sevilla al amanecer. Aparece canturreando Fígaro, un barbero de profesión que se gana además unas monedas pasando cartas entre enamorados. Se presenta así mismo con la cavatina “Largo al factotum” (aria de presentación).

El papel de Fígaro y en especial el aria “Largo al factotum” está escrito para barítono lírico. La dificultad de este aria reside principalmente en la tesitura, la dicción y el transmitir toda la comicidad sin caer en exageraciones. Aqui puedes ver la partitura.

FIGARO 
La ran la lera, la ran la la. 
La ran la lera, la ran la la. 
Largo al factotum 
della città, 
largo! 
La ran la, la ran la, 
la ran la, la! 
Presto a bottega 
che l'alba è già, presto! 
La ran la, la ran la, 
la ran la, la. 
Ah, che bel vivere, 
che bel piacere, 
per un barbiere di qualità, 
di qualità! 
Ah, bravo, Figaro, 
bravo, bravissimo; bravo! 
La ran la, la ran la, 
la ran la, la. 
fortunatissimo per verità! 
La ran la, la ran la, 
la ran la, la. 
Pronto a far tutto, 
la notte, il giorno 
sempre d'intorno in giro sta. 
Miglior cuccagna per un barbiere, 
vita più nobile, no, non si dà. 
La, la ran la, 
la ran la, la ran la. 
Rasori e pettini, 
lancette e forbici, 
al mio comando tutto qui sta. 
V'è la risorsa poi del mestiere 
colla donnetta, col cavaliere. 
Ah, che bel vivere, 
che bel piacere 
che bel piacere 
per un barbiere di qualità, 
__
Tutti mi chiedono, 
tutti mi vogliono, 
donne, ragazzi, 
vecchi, fanciulle. 
Qua la parrucca... 
Presto la barba... 
Qua la sanguigna, 
presto il biglietto! 
Figaro, Figaro, Figaro, Figaro! 
Ahimè!, ahimè! Che furia! 
Ahimè! 
Che folla! 
Uno alla volta, per carità! 
Figaro! Son qua 
Ehi Figaro! Son qua. 
Figaro qua, Figaro là, 
Figaro qua, Figaro là, 
Figaro su, Figaro giù, 
Figaro su, Figaro giù! 
Pronto prontissimo 
son come il fulmine, 
sono il factotum della città, 
della città! 
Ah, bravo Figaro, 
bravo, bravissimo! 
A te fortuna, a te fortuna, 
a te fortuna  
non mancherà. 
La, la ran la, la ran la, la ran. 
A te fortuna, a te fortuna, 
a te fortuna  
non mancherà! 
Sono il factotum de la città! 
di qualità.
FÍGARO (Traducción)
La ran la lera, la ran la la.
La ran la lera, la ran la la.
¡Dejen paso al factótum
de la ciudad,
dejen paso!
¡La ran la, la ran la, 
la ran la, la!
Rápido, a la tienda, 
que ya es de día, rápido!
La ran la, la ran la, 
la ran la, la.
¡Ah, que vida más hermosa,
qué gran placer,
para un barbero de calidad,
¡de calidad!
¡Ah, bravo, Fígaro, bravo,
bravísimo, bravo!
La ran la, la ran la, 
la ran la, la.
¡Afortunadísimo eres en verdad!
La ran la, la ran la, 
la ran la, la.
Dispuesto para hacer de todo,
de noche y de día,
va de un lado para otro,
Mejor ganga para un barbero
ni vida más noble, no la hay, no.
La, la ran la, 
la ran la, la ran la.
Navajas y peines, 
bisturíes y tijeras
a mis órdenes todos están,
tengo recursos, además de oficio,
con la joven, con el caballero.
¡Ah, que vida más hermosa,
qué gran placer,
qué gran placer,
para un barbero de calidad,
de calidad!  
__
Todos me llaman,
me solicitan,
mujeres, muchachos,
viejos y niñas.
Trae la peluca...
rápido, la barba...
Trae las sanguijuelas,
pronto, esta carta.
¡Fígaro, Fígaro, Fígaro, Fígaro!
¡Ay de mí, ay de mí! ¡Qué furia!
¡Ay de mí!
¡Ay, qué multitud!
¡De uno en uno, por caridad!
¡Fígaro! ¡Estoy aquí!
¡Eh, Fígaro! ¡Estoy aquí!
¡Fígaro acá, Fígaro allá,
Fígaro acá, Fígaro allá,
Fígaro arriba, Fígaro abajo,
Fígaro arriba, Fígaro abajo!
Rápido, rapidísimo,
soy como el rayo,
¡soy el factótum de la ciudad,
de la ciudad!
¡Ah, bravo Fígaro,
bravo, bravísimo!
A ti fortuna, a ti fortuna, 
a ti fortuna
jamás te faltará.
La, la ran la, la ran la, la ran.
¡A ti fortuna, a ti fortuna, 
a ti fortuna
jamás te faltará!
¡Soy el factótum de la ciudad!


		

El poder de fascinación en la música de Rossini procede de la sencillez, la simetria y la repetición subordinadas en una estructura única:

El ritmo tiende a la regularidad y queda reforzado por la acumulación tímbrica, donde los progresivos añadidos de instrumentos ayudan en los célebres crescendo a subrayar la repetición.

La vocalidad queda depurada de toda improvisación, que era una de las características de la ópera del siglo XVIII, quedando fijada en una escritura que propone líneas invariables y las inserta en el desarrollo general, al mismo nivel de importancia que los instrumentos.

Las armonías se orientan hacia la lógica del “itinerario obligado” de la música tonal, y aunque se admiten bruscos pasajes en alguna tonalidad lejana, enseguida quedan reconducidos a los lugares comunes de la música tonal.

Los finales de actos asumen proporcines inusitadas no sólo por su extensión sino también por su importancia orquestal, mayor que en la ópera del siglo XVIII y por el número de las voces a las que se suele unir el coro.

En la ópera se van concatenando las piezas unidas por recitativos acompañados y por intervenciones del coro evitandose las interrupciones de los recitativos secco, típico de la ópera barroca, para dar lugar a escenas en las que el tono de la acción queda precisado.

 

*canto plano, exento de florituras, coloraturas y otras ornamentaciones.

Estructura de la ópera bel cantista

La ópera belcantista está estructurada en números musicales, separados entre sí por recitativos o escenas con acompañamiento orquestal. Los números musicales pueden ser:

arias (números solistas),

conjuntos (dúos, tríos, cuartetos, etc.),

coros o concertantes (conjunto vocal con coro), además de

episodios orquestales como oberturas o preludios.

Este tipo de óperas del s.XIX reducen el número de arias e incrementan su longuitud.

Las arias, conjuntos y concertantes suelen constar normalmente de dos secciones -una más lírica denominada cantabile y otra más animada denominada cabaletta– precedidas cada una de ellas de un recitativo o escena. En el caso del aria, la cabaletta suele repetirse para dar pie al cantante a añadir en la repetición ornamentaciones o agudos.

El Bel canto (italiano, “bel canto”) es un término operístico que se utiliza para denominar un estilo vocal que se desarrolló en Italia desde finales del siglo XVII hasta mediados del XIX. En el bel canto se buscaba la perfecta producción del legato a lo largo de todo el registro vocal, como también el desarrollo de elementos virtuosísticos como la coloratura, el trino, la brillantez de los agudos y sobreagudos y el manejo perfecto de la respiración.

El bel canto floreció y se desarrolló en Italia en la época del Barroco, sin embargo su influencia en las otras escuelas y estilos fue notable sobre todo hacia finales del siglo XVIII en donde se pueden encontrar ejemplos en óperas francesas y en el estilo mozartiano de bel canto adaptado. En Italia el estilo desembocó en una verdadera escuela que tuvo su era de oro con las composiciones de Rossini, Bellini, Donizetti y los primeros triunfos de Verdi en las primeras décadas del siglo XIX.