Aud. JOSQUIN del PREZ: “Tu solus qui facis mirabilias”

Josquin des Prez y el motete

En el Renacimiento el motete se convirtió en una forma musical sacra, con un texto en latín, para el uso en la misa y otros servicios religiosos. Los motetes de alabanza a la Virgen María o a Dios se hicieron sumamente populares porque en toda Europa eran muchos los grupos religiosos dedicados a su oración. Estas obras, escritas para tres o cuatro voces, en ocasiones se basaban en un canto llano u otro cantus firmus.

Uno de los más grandes maestros del motete renacentista fue el compositor Josquin des Prez (†1521) cuyo estilo es un bien ejemplo de la transición de los compositores anónimos de la Edad Media y los compositores de la época del gótico tardío.

Ideas clave:

  • texto es un poema estrófico rimado en honor a Dios en los que cada verso comienza con “Tu solus… “
  • partitura escrita para 4 voces solistas y ejecución a cappella:
  • textura homofónica en la que se alternan pasajes donde todas las voces se mueven juntas (homorrítmicos) con pasajes imitativos en los que se alternan o se establecen diálogo entre ellas (voces agudas y graves, externas e internas: bicinia)
  • cadencias conclusivas al final de cada sección: en determinadas palabras (Creator,…Redentor,… Jesu Christe…) o en el final de algunas secciones se busca musicalmente expresar la devoción religiosa con grandiosidad.

Josquin (como se le conoce) ejerció una poderosa influencia sobre varias generaciones de compositores posteriores. Tras pasar su juventud en el norte, su ajetreada carrera profesional le llevó a Italia donde trabajó al servicio de varias cortes y para el papa de Roma. Durante su estancia en Italia, su estilo musical absorbió las virtudes clásicas del equilibrio y la moderación, el sentido de la proporción armoniosa y la forma musical clara.

Josquin apareción en una época en que las influencias humanistas del Renacimiento se estaban dejando sentir en toda Europa: él fue uno de los primeros compositores capaz de expresar de la emoción en la música. Su música es rica en sentimientos y se caracteriza por unas melodías de serena belleza y armonía expresiva.

Compuso más de 100 motetes, 17 misas y numerosas piezas seculares.